DOMÓTICA

27.09.2018

Cuando empezó la fiebre por la tecnología en el hogar, las aplicaciones eran sencillas, que si encender la calefacción,desde la calle, que si activar la alarma a distancia, subir y bajar las persianas desde el ordenador del trabajo.... Ahora el mundo de la domotica ha experimentado un cambio revolucionario y quienes tienen una casa así se sienten como en una película de ciencia ficción.

Porque eso de apagar o encender el aire acondicionado desde la distancia o activar el riego por goteo en el jardín es ya un clásico; nadie se sorprende por ello. Ahora hay mucho más. Por ejemplo, con un solo click en el móvil podemos llegar a oscurecer los cristales de las ventanas si hace demasiado sol o si no queremos que nos vean desde fuera. La domótica es hacer uso de la tecnología para automatizar algunas acciones y procesos cotidianos que consigan hacernos la vida más cómoda; y también más segura. A travesees del móvil o la tablet podemos controlar perfectamente nuestro sistema de seguridad, estableciendo un perímetro irrebasable alrededor de nuestra parcela, que activaremos o desactivaremos a nuestro antojo.

Las aplicaciones de la domótica están repartidas por la casa en función de las necesidades (o de los caprichos), que pueden ser realmente las y los que queramos; desde la climatización del hogar, diferenciada y separada por estancias, hasta la luz o la música, que podemos regular a nuestro gusto.

Pero hay funciones que van más allá y muchas están más relacionadas con caprichos que con algo realmente práctico.

Una de las casas domóticas mas espectaculares esta en EEUU, en un bosque a media hora de Seattle. Tiene sensores en todos lados, ventanas, puertas, jardín, debajo del suelo y hasta en los caminos de acceso para detectar si alguien se está acercando (muy útil para descubrir a nuestros hijos cuando llegan tarde a casa y no quieren que nos enteremos)

El propio dueño dice que muchos de estos dispositivos no tienen demasiada utilidad porque tampoco se trata de que no nos levantemos del sofá para nada y que tengamos un mayordomo electrónico a nuestro servicio. Las casas también hay que vivirlas por lo que el futuro real de estos sistemas tampoco está demasiado definido.

Con una sola orden a través del móvil puede sonar música clásica en una estancia y jazz en otra. La casa que se conecta a internet durante la noche, le dice a su dueño por la mañana si ha nevado, ha llovido y si el trafico está peor que otras veces. Si es el caso, el despertador habrá sonado media hora antes. Por la noche si alguien se levanta para ir al baño, unos sensores en el suelo detectan el peso de la persona y encienden na luz tenua

Sin embargo, no se puede negar que las casas son para disfrutarlas y que también es agradable abrirles la puerta a los amigos cuando vienen a cenar y no dejar que esta se abra sola mientras el propietario esta terminando de abrocharse los cordones de los zapatos, por ejemplo.

En un futuro, los inodoros a través de la orina serán capaces de detectar enfermedades y hasta un embarazo. Las neveras sabrán por el peso de las bandejas que productos hacen falta y determinarán si estamos comiendo demasiada carne.

Y, ademas podremos dormir monitorizados

El futuro ya está aquí. Y promete ser mejor que el que se retrató hace unos años en el cine!

Siri!! Gracias por escribir este texto mientras te lo he estado dictando de viva voz!!